Melodía o Sentencia


El día de hoy inauguro mi Blog. En este momento no alcanzo a distinguir con claridad hacia dónde me llevará, porque de sobra sé que tengo poca autoridad sobre mis letras. Sólo hace falta iniciar, conectar y dejarme llevar por los caprichosos vericuetos de la mente, el corazón y el lenguaje para que el texto tome forma de lo que le plazca. Una simple y compleja danza en la que se entretejen historias, latidos, silencios, quietud y caos.


Dejemos pues que los dedos se muevan sobre el teclado de vez en vez, dictando la siguiente frase, melodía o sentencia. Yo, te agradezco que me leas y que, en su momento, si el suspiro lo merece, dialogues conmigo en este misterioso sitio donde los encuentros pueden ser sagrados.


¡Bienvenida/o!